Cine y Caderas

EL CABALLERO Y LA MUERTE DE LEONARDO SCIASCIA

Hoy es un escritor, y un libro.

 

Lo leí en los años ochenta del siglo pasado. (Sí, ya estamos en otro siglo, amigos).

 

He vuelto a leerlo estos días. Me ha parecido incluso mejor que la primera vez. Es inigualable.

 

http://cineycaderas.blogspot.es/img/SCI8.JPG  

 

Este es el cuadro, la excusa, aunque también puede decirse que es toda la historia. Es de Durero, y se llama El Caballero, la Muerte y el Diablo.

 

El protagonista de la novela ha comprado el cuadro en una subasta, y lo tiene puesto en su despacho, de Vicecomisario de Policía. Es el Vice, y junto a él nos adentraremos en una tenebrosa historia.

 

 

http://cineycaderas.blogspot.es/img/SCI20.JPG  

 

Este es el escritor, Leonardo Sciascia (1921-1989), un siciliano, de Racalmuto. Un escritor político, pero también el autor de las mejores novelas policíacas del siglo XX en nuestra opinión.

 

 

http://cineycaderas.blogspot.es/img/SCI1.JPG  

 

 

Esta es Jennifer Aniston. Nos va a acompañar por esta travesía a lo largo del análisis de este libro. ¿Por qué Jennifer? Por que a sus cuarenta años ha adquirido un equilibrio absoluto en todas las facetas.

 

Su majestuosidad es la mejor manera de complementar esta obra maestra que es El Caballero y la Muerte. Las fotos, como siempre, actuales.

 

http://cineycaderas.blogspot.es/img/SCI2.JPG 

 

El Caballero y la Muerte es la historia de un crimen y de su investigación por parte de la policía.

 

También es la historia del dolor del protagonista, devorado por un cáncer, que se mantiene a pesar de todo, lúcido y genial, luchando contra el tiempo.

 

También es un análisis de la sociedad italiana, aunque sus defectos son ya universales. La corrupción, el poder, el engranaje de la justicia.

 

 

http://cineycaderas.blogspot.es/img/SCI3.JPG  

 

Sciascia crea personajes que solo aparecen en un capítulo, apenas cinco páginas, y les dota de vida, de una forma que muy pocos escritores pueden hacer.

 

Sciascia militó en el partido comunista, al que abandonó para unirse al partido radical, que también abandonó. Sciascia es el fracaso de la política y la decepción, el hombre al que se consideró “La voz crítica” de la política italiana. Respetado, temido, apartado.

 

 

http://cineycaderas.blogspot.es/img/SCI4.JPG 

 

En medio de la vomitiva ola de corrupción que sacude la política mundial, Leonardo, desde su tumba, parece sonreír y decir “Os avisé”.

 

Es la conciencia, es Pepito Grillo, es el Rorschach de Watchmen, es el que cree en el bien y el mal sin relativizar, sin contemporizar.

 

Es el que denuncia, el testigo molesto, el que sobra en la ecuación.

 

 

http://cineycaderas.blogspot.es/img/SCI5.JPG 

 

El Caballero y la Muerte es una novela muy corta. La edición de Tusquets viene en 112 páginas con una letra enorme. Pero no subestiméis jamás a Sciascia. No podréis leer este libro en el metro o en la sala de espera del dentista. No os enteraréis de nada.

 

Tenéis que hacerlo con calma, serenamente, saboreando cada línea, cada reflexión sobre el poder, sobre el dolor, sobre la muerte.

 

 

http://cineycaderas.blogspot.es/img/SCI6.JPG 

 

(Jennifer descalza. Obsérvese la pulsera de tobillo absolutamente deliciosa)

 

 

Y en el fondo, la trama, la investigación, el misterio.

 

Nunca encontraréis una novela policíaca de la estatura de El Caballero y la Muerte, a no ser que sigáis leyendo a Sciascia y os aventuréis con El Contexto y las demás.

 

http://cineycaderas.blogspot.es/img/SCI9.JPG 

 

 

Nadie sonríe como Jennifer Aniston.

 

Y nadie escribe novelas policíacas como Leonardo

Sciascia.

 

“Deambuló por la ciudad con una sensación de libertad que le pareció no haber sentido jamás. La vida seguía siendo hermosa, pero para quienes aún eran dignos de ella.”

 

“Sin embargo, como siempre que llegaba al desaliento del hoy, a la desesperación del mañana, se preguntó si aquella amargura por la indignidad en que el mundo se estaba hundiendo no encerraría un rencor por la cercanía de la muerte y una envidia hacia los que se quedaban.”

 

 

 

El Caballero y la Muerte.

 

Pasadlo bien.

 

 

Post Scriptum:

 

http://cineycaderas.blogspot.es/img/VAZ1.JPG 

 

El gran José Luis López Vázquez ha decidido tomar una excedencia con carácter definitivo de esta mierda de mundo. Le deseamos suerte en sus nuevos destinos.

 

Forma parte de nuestras vidas.

 

De entre sus grandes momentos, el inigualable de Atraco a las Tres:

 

"FERNANDO GALINDO, UN ADMIRADOR, UN AMIGO, UN ESCLAVO, UN SIERVO"

 

(Podéis repasarlo en youtube, es antológico, aunque debéis aprovechar la ocasión para revisitar Atraco a las Tres)

 

Adiós, crack...

Comentarios

Ya era hora, esperaba su invitación y no sabía como pedirla. Acepto sus condiciones incluso aliviado, temía yo que quisiera poner a uno de esos chansonniers como concesión al advenedizo. Por cierto, se sorprendería usted de los ejemplares de mozuela que pueden encontrarse en determinados antros de subversión. Y confío en que si me llevo a Aitana y le da por ponerse pulserita haga usted una excepción en sus fobias. Un saludo (libertario)

Pues eso hay que solucionarlo. Además, ¿Mozuelas partidarias del amor libre? ¿Eso que es? ¿Jóvenes de higiene dispersa, ligero sobrepeso y aversión a la depilación? Que cosa mas antigua, por Dios. Nada de eso. Será invitado al próximo guateque, donde en su honor sustituiremos los Coco Locos por el Amanecer Rojo, trago elaborado con vodka ruso, mas bravío de sabor, mas seco de textura y de mucho mayor contenido alcohólico. Un coctkail excepcional, un tanto áspero para las damas, pero cuyo gusto agradara por igual a bragados socialistas y a aguerridos liberales. Solo le será prohibido, terminantemente, apalizar a las bellas señoritas con asuntos de orden político. Ni mentar a Ken Loach, que para el caso es lo mismo. Capaz de dejarnos sin plan. No se le ocurra tampoco y en ningún caso, solicitar temas de Serrat, Sabina o Manu Chao al DJ. Dicha acción será castigada con la inyección letal. Y no me refiero a las que les vamos a poner a las amables danzantes en la recta final de la fiesta. Brindaremos a la memoria de López Vázquez. Un abrazo. PD En mis fiestas NO hay pulseritas de tobillo. Bondades del derecho de admisión.

Pediría a la redacción de Cine y caderas que no incluya comentarios de gente tan quejica como Sciascia, más que nada para no cuestionar nuestra democracia de corte occidental tan admirada por mi panglossiano amigo. Por cierto, si yo tuviera que hablar de la Transición utilizaría términos como polvos y lodos, pero en este caso me quedaré solo con lo primero: Semenis retentibus, verinus est, ya lo dijo Pajares en “Ay Carmela”. Y perdón por la referencia guerracivilesca, que también debe cansar mucho a nuestros alegres herederos de la Movida. Nada de Novecento amigo, demasiado larga, el Potemkim en sesión golfa, por aquello de meter mano a mozuelas partidarias del amor libre mientras espero un grandioso orgasmo con la derrota de la armada zarista. Y espero que sus psicodélicos amigos/as, en esas fiestas que entusiasmarían a Austin Powers, se desprendan de las pulseritas antes de que usted pueda gozar de sus encantos. Es pura envidia, se lo aseguro, y estoy convencido que, pese a lo serio que parecía, López Vázquez no hubiera hecho ascos a tan divertidos saraos. Saludos, y gracias por los consejos, pero respecto a la apertura de miras que sugiere soy demasiado tradicional. Espero que a usted no le confunda la noche.

Querido amigo Juan: De la misma forma que a algunos les pone ese monumento al mal gusto llamado pulserita de tobillo, no debería sorprenderle que otros nos solacemos con los espantos pseudo culturales que nos plazcan. Un guateque con Dvds de pelis de López Vázquez, discos a máximo volumen pertenecientes a bandas sonoras súper groovies de Adolfo Santiesteban y Juan Carlos Calderón, unos Coco Locos de ron helado y unas jovencitas amigas mías de moral distraída, bailando como sumidas en un trance sicalíptico musical por todo mi apartamento, constituyen en mi opinión el paradigma del sábado perfecto. No alcanzo a entender que demérito para la trayectoria de don José Luis suponen tan inocentes entretenimientos o irregulares gustos culturales. Desde luego prefiero el citado plan al aburrimiento de seguir dándole vueltas a la transición. Menos a lamentarme de que se impusiera el modelo de democracia occidental corriente en Europa. Siempre le queda la posibilidad de ponerse Novecento en el Vhs y evadirse de la realidad por un rato. En cuanto a lo de cascársela, esta demostrado que es sanísimo, ya que la eyaculación frecuente, previene el cáncer de próstata. Persista en ello ya sea solo o en compañía de otras/os. Un saludo y felices Reyes, estimado amigo.

La redacción de Cineycaderas, consciente del debate organizado por los comentarios aquí reflejados, se ve en la obligación de intervenir. Hacemos por lo tanto un llamamiento a la concordia y prometemos, solemnemente, estar atentos a la actualidad y suministrar próximamente tantas fotos como consigamos, de rabiosa actualidad como siempre, de la señora Aniston, doña Jenifer. Feliz 2010.

Los fetichismos que ponen a cada uno son personales e intrasferibles. La señorita Aniston estaría atractiva con cualquier cosa y la pulserita en el tobillo podrá ser hortera en determinadas pedorras, pero en ella adquiere la categoría de complemento exquisito. Comparto, por supuesto, la admiración por el gran López Vázquez, protagonista de alguna de las películas más admirables del cine español y actor irrepetible. Ahora, convertirlo en icono pop, que eso sí es una horterada del siete, no hace sino rebajar su grandeza. Desde luego, cada uno tiene los iconos que le viene en gana y se adscribe a los espantos culturales o pseudoculturales que tiene a bien. Lamento que al señor Anal le cause hastío Vázquez Montalbán, le parezca que comentar la Transición es aburridísimo de la muerte y que vea tics de progre trasnochado en determinadas expresiones. Entenderá que era simplemente una cortina de humo para poder cascármela disimulando un poco mientras veía las fotos de Aniston. Un saludo amigo.

Ya estamos; la transición, Vázquez Montalbán, la condiciones objetivas, bla, bla, bla… En fin, cambiando de tema y para Cine y Caderas: La pulserita de tobillo es junto a la riñonera, el chándal, el cigarrillo en la oreja, la pulsera “no me olvides” y el palillo en la boca para los “paluegos”, la cosa mas MACARRA que ha parido madre. Que os pone…Eso es harina de otro costal. A mi mismo me ponen unas cosas que a veces pienso que debería consultarlas con un galeno, de esos que tratan la psique de los perturbados. Pero de delicioso, nada. De elegante menos. Sorry. Mi mas sentido homenaje a López Vázquez, actor inconmensurable. En mi opinión uno de los mejores de la historia del cine e icono pop como la copa de un pino. Hasta la vista, maestro. Saluditos.

Admirable Sciascia. El caballero y la muerte es la muestra de lucidez de quien ya desconfía de su optimismo ilustrado pero no se resigna a la falsedad. Pesimismo rebelde pero, como dice Moravia, "la mayor prueba de su optimismo es que seguía escribiendo". Es curioso que al final acabara coincidiendo con aquello que tanto le molestaba de otro siciliano ilustre, Lampedusa: en Italia "todo cambió para que todo continuara igual". Yo diría que algo muy parecido ocurrió con nuestra Transición, y también aquí tuvimos nuestro Sciascia: Vázquez Montalbán. Debo reconocer que supone un esfuerzo considerable relacionar a esa maravilla de criatura que es Jennifer Aniston con las novelas de Sciascia. No creo que el equilibrio físico perfecto que ha alcanzado en la cuarentena sea producto de haber alcanzado mayores grados de lucidez. En cualquier caso está tan hermosa en esas fotos que entiendo la debilidad del autor.

Añadir un Comentario: